Juan del Prete
(1897 - 1987)




Abstracción 1958
, 1958
óleo sobre tela- 164 x 113 cm
Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho.
Ingresó en 1961. Donación de Domingo Minetti.


Primavera, 1962
óleo sobre tela. 1.11 x 1.82
Firma en borde inferior
Ingresó al Museo Castagnino 1962. (Procedencia desconocida)


Crepúsculo en el mediterráneo, 1980
Firma en ángulo inferior izquierdo
óleo sobre tela- 1.10 x 1.00
Ingresó al Museo en 1986. Donación Fundación Museo Castagnino.



Nació en Vasto, provincia de Chietti, Italia, el 5 de octubre de 1897.
En 1907 llegó con sus padres al país, adoptando la ciudadanía argentina en 1929. Aunque concurrió a la Academia Perugino y al taller de la Mutualidad Popular de Bellas Artes, puede ser considerado autodidacta.
En 1922, junto a Víctor Pisarro y Pedro Cerviño, conformó el grupo El Bermellón. En 1925 concretó su primer envío al Salón Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires. Un año después realizó su primera muestra individual en AABA, institución que por medio de una beca, le permitió viajar a Europa en 1929.
Su destino inicial fue París. A diferencia de los jóvenes artistas argentinos que se dirigían a talleres de pintores para ampliar y perfeccionar sus conocimientos, Del Prete comenzó a mostrar las obras realizadas en Buenos Aires.
Su estadía coincidió con la del Grupo de París pero actuó independientemente de ellos. En 1932 integró el grupo Abstracción-Creación. Marco en el que realizó una intensa búsqueda artística.
En 1933 regresó a Buenos Aires y expuso las obras realizadas durante su estadía europea, siendo dicha muestra la primera en el país basada en pintura no figurativa. Sin embargo, pasó desapercibida.
Al año siguiente y con el mismo resultado, mostró esculturas abstractas realizadas en yeso, alambre retorcido y planchas de hierro recortadas.
Entre los años 1937 y 1939 llevó a cabo una producción pictórica, con una figuración donde predominaron grandes planos de color que restituían ciertas cualidades abstractas.
Al comenzar los años 40, el artista se volcó completamente a la figuración. De ese período datan sus grandes desnudos. A mediados de la década realizó la muestra titulada Futucubismo, en la que intentó unir su afán por aprehender el movimiento -premisa básica del Futurismo- con el desmembramiento formal de los objetos y los rigurosos esquemas compositivos, propios del Cubismo. En esas figuraciones, la geometrización cubista se mezcló con un tratamiento libre del color, otorgando rasgos distintivos a su obra.
Hasta entonces, Del Prete había producido alejado tanto de las agrupaciones como de las diferentes expresiones artísticas que se practicaban en el país. A partir de 1944, con la aparición de la revista Arturo y la llegada al país del arte concreto, el grupo promotor del nuevo lenguaje reconoció al artista como el pionero de la pintura no figurativa. Sin embargo, no se unió a ninguno de los movimientos surgidos en esa época: Asociación Arte Concreto Invención, movimiento Madí y Perceptismo. Por el contrario, se mantuvo en su propia línea de producción.
En 1949 realizó una exhibición retrospectiva con más de cien obras abstractas, cerrando de esa manera una etapa en su producción.
A partir de 1950, sus telas comenzaron a adquirir otras características. Cobraron mayor libertad y lirismo, sumándose en esos años a las corrientes informalistas, al tachismo y al Expresionismo Abstracto.
En 1953 viajó a Italia, y al regresar dio a conocer una serie de pinturas de impactante colorido.
Abstracción 1958 puede incluirse dentro de esa última etapa productiva. Tal como lo indica su título, el artista negó la idea de composición tradicional logrando una obra de gran expresividad gestual. En ella, los elementos del lenguaje plástico se independizan de las intenciones de mímesis: la línea ya no delimita contornos o figuras, y el color no se encuentra supeditado a la representación de la realidad.
Mediante el uso de tintes saturados, contrastantes y chorreados sobre el plano, Del Prete definió una nueva dimensión espacial.
Expuso sus obras en diversos lugares de Argentina y en ciudades como Génova, Milán, París, Bruselas y San Pablo.
Obtuvo menciones como: Medalla de Oro, Muestra Internacional de París 1937, Premio Palanza 1958, Gran Premio Internacional de Bruselas 1958, y Gran Premio de Honor, Salón Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires 1963.
Falleció en Buenos Aires, en 1987.