Ignace Henri Fantin Latour
(1836 - 1904)




La toilette
, sin fecha
óleo- 64 x 81 cm
Ingresó en 1982. Donación Celia Astengo.





Fleurs roses
, sin fecha
óleo sobre tela- 34 x 42 cm
Firmado en el ángulo inferior izquierdo.
Ingresó en 1981. Donación de Héctor Astengo.



Hijo del pintor y profesor de dibujo Théodore Fantin Latour, nació el 14 de enero de 1836 en Grenoble, Francia.
En 1841 se trasladó a París, junto con su familia. Allí estudió en la Escuela de Dibujo de Lecoq de Boisbaudran y asistió esporádicamente al taller de Gustave Courbet. Años más tarde concurrió a la Escuela de Bellas Artes, París, donde se dedicó a estudiar a los referentes de la pintura clásica del Renacimiento italiano. Particularmente, centró su atención en la obra de Giorgione (Giorgio Barbarelli da Castelfranco) y de El Correggio (Antonio Allegri). Asimismo, visitó con regularidad el Museo del Louvre, donde copió a Tiziano (Tiziano Vecellio) y El Veronés (Paolo Caliari), y frecuentó el Café Guerbois, donde conoció, entre otras figuras, a Édouard Manet.
En 1861 expuso por primera vez en el Salón de París y en 1862 empezó a trabajar como litógrafo.
Vinculado a Manet y a Edgar Degas, Fantin Latour perteneció a la llamada Escuela de Batignolles. Fue un pintor de actitud ecléctica ya que, frente a las formas y contenidos implantados por los cánones establecidos, impuso su libertad creadora, cuya raíz se hallaba en una interioridad idealista y romántica.
Hacia 1863 participó en el Salón de los rechazados. Ya por entonces comenzó a desarrollar un lenguaje más personal marcando su apartamiento de los postulados del Impresionismo, del cual se mantendría al margen a pesar de hallarse muy próximo a Manet y a otros referentes del movimiento.
Es autor de un gran número de retratos individuales y de grupo. También desarrolló un importante conjunto de naturalezas muertas y bodegones de flores. En estos últimos, es posible ver cómo el artista, siendo fiel a un clasicismo moderado, se apropió de los modelos narrativos del Barroco Holandés.
Se inspiró en la música, principalmente, en las obras musicales de Richard Wagner, Héctor Berlioz y Robert Schuman.
Delacroix también fue una de las fuentes pictóricas de su producción. Sobre todo en las pinturas que plasman escenas de género, donde se percibe una suerte de realismo lírico con cierta impronta del estilo romántico.
Tuvo una fuerte conexión con la fotografía, a la cual usaba como medio para indagar sobre las incidencias de la luz en las escenas que pintaba, sobre todo en los retratos. Sus obras Homenaje à Delacroix, 1864, y Un atelier aux Batignolles, 1870, ambos pertenecientes a la colección del Musée d' Orsay, París, son manifestaciones de las que se desprende este tratamiento fotográfico.
La colección del MMBAJBC posee dos pinturas de Fantin Latour, que proceden de la Colección Astengo: La toillete y Fleurs roses.
Fleurs roses es un claro ejemplo de la que hoy constituye su más conocida veta temática: los asuntos florales, donde, influido por la manera holandesa, se inclinó hacia la meticulosidad, la precisión y la minuciosidad realista, sin dejar de cargar a la imagen de lirismo y poesía.
Este artista está representado en destacadas colecciones de museos internacionales, entre las que se hallan: Metropolitan Museum of Art, Nueva York; National Gallery, Londres; National Gallery of Art, Washington D. C.; The State Hermitage Museum, San Petersburgo; The Cleveland Museum of Art, Ohio; Montreal Museum of Fine Arts, Québec; Musée de Grenoble, Dijon; Museu Calouste Gulbenkian, Lisboa; San Diego Museum of Art, San Diego; Musée d' Orsay, París.
Murió el 25 de agosto de 1904, en Buré, Francia.


Nadia Insaurralde y Nancy Rojas