Benjamín Franklin Rawson
(1819 - 1871)



La cometa
,
1868
óleo sobre tela- 51 x 62 cm
Firmado y fechado en el ángulo inferior izquierdo.
Ingresó en 1942. Donación de la familia Castagnino.


Nació en San Juan, en 1819.
Realizó sus primeros estudios en su ciudad natal junto con Domingo Faustino Sarmiento y Amadeo Gras, maestro francés nacido en Amiens, en 1805. Este último, receptor de las enseñanzas de Louis Charles Auguste Couder, discípulo de Jacques Louis David, en la Ecole des Beaux Arts de París.
Más tarde, se trasladó a Buenos Aires donde se formó en el arte del retrato y la miniatura, de la mano de Fernando García del Molino. En 1838, durante su estadía en dicha ciudad, llevó a cabo Autorretrato, y un año después realizó el retrato de su hermano Guillermo.
Franklin Rawson regresó a San Juan pero debió trasladarse a Chile en 1842, por cuestiones políticas. Allí, recibió las lecciones de Augusto Quinsac Monvoisin.
Ese mismo año, Sarmiento -amigo y compañero de destierro- lo citó en diferentes escritos, haciendo referencia sobre sus primeros conocimientos artísticos.
Luego, el artista se mudó nuevamente a Buenos Aires, donde recibió lecciones de Martín Boneo, encontrando su obra una recepción favorable.
Aunque la mayor parte de su producción se compone de retratos y miniaturas, su arte estuvo al servicio de los grandes temas nacionales, hondamente sentidos por su generación. Tomó de la historia contemporánea el material necesario para muchas de sus composiciones, figurando entre sus cuadros históricos: El paso de los Andes, Despedida del recluta de la Guerra del Paraguay, La huida del malón y El salvamento operado en la cordillera de los Andes por el joven Sarmiento. Esta última representa el auxilio enviado desde Chile para rescatar a los sobrevivientes de las fuerzas unitarias derrotadas en Rodeo del Medio, sorprendidos en la montaña por una tormenta de nieve. En esa pintura se halla la imagen de Sarmiento, repartiendo pan entre los damnificados, situación nunca sucedida.
Asimismo, algunos de sus trabajos encontraron base en lo literario. La Cautiva, inspirado en el libro homónimo de Esteban Echeverría, es un claro ejemplo.
Entre su producción de temática religiosa, cabe mencionar la copia de La Última Cena de Leonardo da Vinci, realizada para el Colegio de El Salvador. También, un pequeño óleo titulado La oración del huerto, el cual se encuentra en el monumento-sepulcro dedicado a su hermano Guillermo, en el Cementerio de Recoleta.
La obra de Franklin Rawson se caracterizó por una gran sensibilidad dramática, la precisión de los escorzos en el tratamiento de las formas, la corrección del dibujo y sus extensos registros cromáticos. Alguna de esas cuestiones pueden observarse en La cometa, donde el autor muestra otra faceta. Allí, el carácter tanto épico como dramático, los propósitos moralizantes y los tintes desaturados ceden paso a otras temáticas. En esta obra, el autor representó una escena cotidiana, donde la carga de la historia y de la literatura ha quedado atrás, permitiéndole una mayor libertad en la práctica pictórica.
Murió en Buenos Aires, el 14 de marzo de 1871.