María Juana Heras Velasco
(1924)



Tótem 1984, 1984
hierro policromado- 200 x 70 x 70 cm
Ingresó en 2003. Donación de la artista en el marco del proyecto de formación de la colección
de arte argentino contemporáneo Castagnino+macro



Nació en la ciudad de Santa Fe, en 1924.
Obtuvo el título de Profesora de Ciencias en la Escuela Roque Sáenz Peña, en 1945. Luego comenzó a estudiar en el taller Altamira con Lucio Fontana y Emilio Pettoruti. También tomó contacto con Antonio Sibellino, Pablo Curatella Manes y Héctor Cartier. Desde 1947 participó en salones oficiales y en muestras realizadas tanto en el país como en el extranjero, llevando a cabo su primera exposición individual en la Galería Van Riel de Buenos Aires, en 1959.
A partir de la exhibición Transposición de una señal de 1971, Heras Velasco comenzó a desarrollar una etapa decisiva dentro su producción. Las obras que compusieron esa presentación fueron llevadas a cabo mediante una serie de señales que la autora transformó en símbolos estéticos, parodiando ciertos parámetros de organización del ámbito urbano de las grandes ciudades. Para la construcción de esas esculturas empleó elementos de origen industrial, acercándose a los procedimientos y acabados técnico-mecánicos. Acrílico, planchas de acero masilladas y pintadas al soplete, madera, yeso y bronce constituyeron la materia prima de sus trabajos, fundados a partir de formas abstracto-concretas.
Tótem 1984, inscripta en dichos lineamientos, se encuentra ejecutada en hierro policromado. Con este material la autora consolidó mayormente su lenguaje ya que le permite elaborar superficies lisas y pulidas. En la obra, formas y planos direccionales insertos en el espacio producen un juego entre el reposo y la tensión, capaz de atraer la atención del espectador.
Actualmente, Heras Velasco es una de las artistas más representativas del arte no figurativo dentro del campo de la escultura. Desarrolló su producción sobre la base de un lenguaje que tiene como gran legado a la obra de los precursores del constructivismo: Kasimir Malévich, El Lissitzky, Vladimir Tatlin, Antoine Gabo y Naum Pevsner, a los cuales la autora homenajeó en 1973.
Ha realizado esculturas para distintos espacios públicos de Buenos Aires y Chaco. Se desempeñó como docente de la ESBAEC desde 1985 hasta 1989. Además, en diferentes oportunidades fue jurado de salones y otros concursos.
En 1997 representó a Argentina como invitada especial, fuera de concurso, en el Gran Premio de Honor, Fundación Urunday, llevado a cabo en Resistencia, Chaco. También participó como invitada de honor en el Segundo Salón de la Crítica Basilio Uribe, en 1997.
Ha realizado innumerables muestras colectivas e individuales.
A lo largo de su trayectoria, obtuvo las siguientes distinciones: Diploma al Mérito Escultura no Figurativa, Premio Konex 1982, Primer Premio Fundación Fortabat, MNBA 1984, Premio Tres Arroyos, ANBA 1984, Premio a la Trayectoria Artística, FNA 1998, y Premio Leonardo a la Trayectoria, MNBA 1999.
María Juana Heras Velasco vive y trabaja en Buenos Aires.