Juan Melé
(1923)



Relieve 632, 1997
madera forrada en tela pintada con acrílico- 140 x 140 cm
Ingresó en 2004. Donación del artista en el marco del proyecto de formación de la
colección de arte argentino contemporáneo Castagnino+macro


Nació el 15 de octubre de 1923, en Buenos Aires.
En sus años de formación estudió dibujo en talleres libres y asistió a la ENBAPP, egresando como Profesor en 1945.
Hacia mediados de la década del 40, nuevas propuestas estéticas surgían en el país. En contra de los conceptos tradicionales de pintura, las tendencias abstractas revalorizaron el purismo de los medios. Sus seguidores llevaron a cabo una estética no figurativa, alejada de toda posibilidad mimética, y postularon la matemática y la ciencia como base de sus producciones.
Dicho contexto se encontró marcado por la aparición de la revista Arturo en 1944, y por agrupaciones como: Asociación Arte Concreto Invención, movimiento Madí y Perceptismo.
Melé fue uno de los representantes de la abstracción formal, en tanto su proceso creativo evidenció una búsqueda intensa y una participación activa en el ámbito artístico de vanguardia de la época.
Se unió al grupo cuya necesidad de explorar las posibilidades de elementos plásticos esenciales lo llevó a realizar una pintura destinada a representar la bidimensionalidad del plano.
Realizó numerosos viajes por Europa para entrevistar y estudiar a artistas concretos como: George Vantongerloo, Antoine Pevsner, César Domela, Constantin Brancusi, Bruno Munari, Sonia Delaunay y Max Bill, entre otros.
Desde 1948 hasta 1950 vivió en París como estudiante, patrocinado por el Gobierno de Francia. Concurrió a la Escuela del Museo del Louvre y a la Alianza Francesa.
Durante el período 1974-1986, luego de haber recorrido diversos países, Melé se instaló en Nueva York, donde se dedicó a crear y a exponer en forma continua.
Más tarde, regresó a París y alternó su trabajo con Buenos Aires. De esa etapa forma parte la serie Relieves -negros y luego blancos-, en los que el artista planteó un juego entre la bi y la tridimensionalidad.
Entre 1995 y 2000 asistió al taller parisino del grabador Torben Bo Halbirk, donde se inició en la nueva experiencia del grabado -en su modalidad de gofrado y collage- para luego trasladar la idea a los relieves. Le suceden obras en neón que acentuaron los reflejos de colores.
Luego, cada resolución se halló enmarcada en el cuadro-objeto, en tanto dotadas de elevaciones, hundidos, cortes y vibraciones coloristas en sus bordes. Relieve 632 pertenece a la serie donde queda evidenciada su necesidad de reincidir, de otro modo, en las premisas concretas.
Melé ha compartido su actividad plástica con la docencia, disertaciones y escritos sobre arte. Desarrolló una amplia labor docente como Profesor Titular de la Cátedra de Historia del Arte, en la ENBAPP. En 1997 fue nombrado Profesor Adjunto de la Cátedra de Diseño de la Universidad J. F. Kennedy. En 1999 publicó su libro La vanguardia del 40. Memorias de un artista concreto. En 2002 fue designado Miembro de Número de la ANBA.
Ha participado en diversas bienales internacionales y ha mostrado sus obras en exposiciones tanto individuales como colectivas, en Buenos Aires, San Juan, Mar del Plata, Nueva York, Filadelfia, Washington, Caracas, París, San Pablo, San Juan de Puerto Rico, Los Ángeles, Milán, Basilea, Sevilla, Colonia (Alemania), Madrid, Londres, Tokio, Copenhague, y México D.F., entre otras ciudades.
Recibió varias distinciones, entre las que se hallan: Premio Trabucco, ANBA 1997, Premio Andreani, Arte BA 2001, Primer Premio en Pintura, Salón Nacional de Bellas Artes 2003, y Gran Premio, Salón Nacional de Bellas Artes 2005.
Su obra forma parte de la colección Von Bartha, de origen Suizo. Además, forma parte del patrimonio de importantes museos y de otras colecciones internacionales.
Desde 1990 vive y trabaja alternadamente en Buenos Aires y París.