Raúl Soldi
(1905 - 1994)



La Pantalla,1947
óleo sobre tela- 80 x 70 cm
Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho.
Ingresó en 1947. Donación de la DMC. Premio Adquisición en el XXVI Salón de Rosario



Nació en Buenos Aires, el 7 de marzo de 1905, en el seno de una familia de artistas y músicos.
En 1921 realizó su primer viaje a Europa. Vivió en Alemania hasta 1923, año en el que se trasladó a Milán. Allí concurrió a la Real Academia de Brera, donde estudió a los clásicos italianos y obtuvo conocimientos sobre el uso de la línea y el volumen. En una breve visita a Argentina asistió a la ANBA, institución dirigida por Pío Collivadino. Al año siguiente retornó a Milán y se vinculó al entorno vanguardista de la Galería del Milione, pudiendo concretar una muestra con Lucio Fontana.
En su primer período de producción, iniciado en 1930 durante su estadía en Italia, desarrolló tres series tituladas: Las Adolescentes, Dorada y Rosa. La primera de ellas se caracterizó por la presencia de figuras femeninas: niñas de volúmenes generosos, remarcados con líneas de contorno e inmersas en un mundo irreal. En las otras dos series, el color fue la modalidad que le otorgó delicadeza y carácter a la representación.
De regreso a Buenos Aires, el artista conoció a Héctor Basaldúa, quien le otorgó la posibilidad de exponer en AABA. A partir de 1934 comenzó a realizar muestras individuales. Los temas elegidos para plasmar giraron en torno al paisaje, el retrato, naturalezas muertas y los referidos tanto al teatro como al circo. Sin embargo, más allá del motivo, sus composiciones se caracterizaron por la estilización de las formas y un uso personal del color. Recursos mediante los cuales otorgó a sus imágenes cierto clima de misterio.
La Pantalla manifiesta el interés del autor por las mujeres adolescentes. Un dibujo de formas lánguidas, curvas y macizas confieren un carácter melancólico al personaje. Este retrato se despoja de toda objetividad haciendo emanar una fuerte impronta emocional. La mirada, la inclinación de la cabeza y el reposar del cuerpo dan cuenta de la amplia sensibilidad del artista al captar sus motivos. Al mismo tiempo, las pinceladas, la utilización del color y la iluminación evidencian las habilidades pictóricas del artista.
A partir de 1953, desarrolló una serie de trabajos de carácter religioso. Realizó un fresco en la Iglesia de Santa Ana de Glew, y otro de grandes dimensiones en la Basílica de la Anunciación de Nezardt, en Isarael. Luego decoró las cúpulas de la Galería Santa Fe, del Teatro Colón, y de la Iglesia de San Miguel de Arcángel.
Entre las múltiples actividades que realizó, cabe mencionar la labor desarrollada en el campo del teatro, confeccionando vestuarios y escenografías para distintas compañías. En 1933 comenzó a trabajar como escenógrafo cinematográfico. Mediante una beca otorgada por la Comisión Nacional de Cultura de Buenos Aires, en 1941 viajó a Hollywood, Estados Unidos, para perfeccionarse en la materia.
En 1957 fue designado Académico de Número de la ANBA.
En 1969 Ediciones Ellena publicó una serie de grabados que el autor realizó durante el período 1926 -1929.
En julio de 1987, su cuadro La Virgen y el Niño fue incorporado a la colección de arte sacro de los Museos del Vaticano en Roma.
Desde 1930 presentó su producción en salones provinciales y nacionales. También expuso trabajos en Trieste, Roma, Turín, Nueva York y París.
Recibió numerosas distinciones entre las que figuran: Primer Premio, Salón Acuarelistas 1933, Medalla de Plata, Exposición Internacional de San Francisco, Estados Unidos 1933, Tercer Premio, Salón Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires 1942, Premio Sívori, Salón Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires 1944, Gran Premio de Honor, Salón Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires 1949, Premio Palanza, ANBA 1952, y Mención de Honor, Segunda Bienal de México 1960.
En 1992 Editorial Zurbarán organizó una mega exposición con su obra en las SNE.
Falleció en Buenos Aires, el 21 de abril de 1994.