Juan de Valdés Leal

(1622 - 1690)


Valdés Leal

Santa Bárbara, ca. 1654-1656
óleo sobre tela- 85 x 62 cm
Ingresó en 1942. Donación familia Castagnino.



En la segunda mitad del siglo XVII se renovó en España la apariencia de las imágenes de culto, en coincidencia con la difusión de nuevos ideales religiosos. Sevilla vivía un momento de decadencia económica y pérdida de su preponderancia política, pero de intensa creatividad artística.
Valdés Leal actuó en ese ambiente, cuyo lenguaje artístico sustituyó la severidad formal y conceptual postridentina por un barroco pleno, de gran libertad estética y énfasis ornamental. Nació en Sevilla en 1622. Se ignora cómo se formó, pero se supone que lo hizo en esa ciudad entre 1637 y 1642. Se instaló después en Córdoba y, luego de volver por un tiempo a Sevilla, retornó a aquella en 1654. Según Romero de Torres, Gestoso y Pérez y Valdivieso, entre otros, la Santa Bárbara que está en el MMBAJBC corresponde a ese segundo período cordobés, cuando sus composiciones adoptaron formas simétricas y equilibradas, que se advierten también en una Virgen de los Plateros del museo de Córdoba, una Inmaculada con San Felipe y Santiago del Louvre y un Arcángel San Miguel del Prado. Valdivieso escribió: En los rasgos de esta pintura puede advertirse que se trata de un retrato real de una bella mujer, que quizás pudo tener el mismo nombre que la santa. La elegancia de su presencia física se refuerza notablemente con una serena actitud espiritual, tan solo alterada por el leve gesto de su mano, que señala la torre que figura a su derecha como atributo que la identifica. Advirtió una relación, marcada por la elegancia y belleza de las figuras y por el tratamiento de ellas y sus trajes, entre ese cuadro y las santas del retablo de la iglesia de los Carmelitas de Córdoba, que le fue encargado en 1655, lo que permite situar [la ejecución del cuadro del MMBAJBC] por los mismos años.
En la Santa Bárbara la audacia de los hombros descubiertos indicaría que se trató de un encargo particular. El atuendo corresponde al de las mujeres aristocráticas del siglo XVII. La obra también puede ser interpretada como uno de los retratos a lo divino frecuentes en la España de ese siglo, especialmente en Francisco de Zurbarán. Las mujeres acomodadas acostumbraban a hacerse retratar como santas, en obras que constituían el fiel reflejo de la sociedad estamental española de ese siglo, cuya jerarquización aplicaba también al cielo. Las damas debían vestirse de acuerdo con su rango social y las santas tenían que representarse conforme a su jerarquía celestial, siguiendo la moda fastuosa de la corte de los Austria.
Juan B. Castagnino compró la Santa Bárbara a la mujer del fotógrafo madrileño Company el 24 de febrero de 1915, según se consigna en el acta de donación de 1942, la que aclara que el marco dorado era español y contemporáneo de la obra. Iconográficamente esta tiene los atributos de la santa -la palma del martirio que sostiene en la mano izquierda y la torre con tres ventanas que aparece en el fondo oscuro-, cuya historia se popularizó en Occidente en el siglo XIII.

María de la Paz López Carvajal.