Francisco Vidal
(1897 - 1980)


Autorretrato, 1918
óleo sobre tela- 88 x 105 cm
Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho.
Ingresó en 1919. Donación de El Círculo.



Nació en Córdoba, el 21 de junio de 1897.
Recibió sus enseñanzas en materia de arte, en la Academia Provincial de Bellas Artes de su ciudad natal, egresando con el título de Maestro de Dibujo en 1917. Allí, tuvo como profesores a Emilio Caraffa, Manuel Cardeñosa y Emiliano Gómez Clara. En 1924 obtuvo una beca del Gobierno de Córdoba que le permitió viajar a Europa para continuar con su formación artística. Radicado en Madrid, adquirió importantes conocimientos en diversos talleres y museos de Francia e Italia, regresando al país en 1928.
Vidal fue uno de los pintores argentinos destacados como dibujante y colorista, siendo la rigurosidad formal una de sus principales características.
Paisajes y naturalezas muertas constituyeron algunos de los tópicos abordados. Sin embargo, la figura humana fue el tema en el que indagó con mayor profundidad siendo la presencia femenina la que ocupó un lugar preponderante. Mujeres agrupadas, solitarias, de cuerpos sedentes o recostados configuran los modelos tanto de sus retratos como de sus desnudos, dominando estos últimos en gran parte de su producción.
Dentro de la trayectoria de Vidal es factible determinar tres momentos.
El primer período se remonta a su provincia natal. Allí llevó a cabo una serie de composiciones interiores y campestres mediante un lenguaje luego depurado en su estadía europea. Esas obras, realizadas con una paleta de tintes bajos, contrastes suaves y poca luminosidad ya manifestaban tanto las exigencias representativas como la solidez constructiva. Con figuras serenas, dentro de un clima de armonía, la obra Autorretrato de la colección MMBAJBC se halla inmersa en estos lineamientos. Acompañado de una joven, casi sumergida en la penumbra, el autor se encuentra en primer plano, su rostro configura la zona de mayor luz en la composición. El título de la obra tiende a generar un desplazamiento de sentido ya que no solo alude a la figura masculina de la pintura sino también a la que se encuentra bocetada en el caballete representado a la derecha del cuadro.
Luego, devino una etapa de transición entre la forma cerrada y el volumen escultórico de los cuerpos femeninos, donde se hizo presente el uso de monocromías.
Finalmente, la firmeza estructural, los ritmos lineales y una exquisita combinación de rosas y grises revelaron la madurez de sus obras.
Dentro de su actividad docente, luego de su regreso a Argentina, ocupó el cargo de Profesor de Dibujo hasta 1931, en la Academia Provincial de Bellas Artes de Córdoba, donde posteriormente ejerció como director.
Expuso sus obras tanto en el país como en España.
Entre sus menciones se destacan: Primer Premio, Salón Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires 1928, Medalla de Oro, Exposición Internacional de París 1937, y Gran Premio Adquisición, Salón Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires 1938.
Vidal se encuentra representado en numerosas colecciones públicas y privadas tanto americanas como europeas.
Murió en Córdoba, el 14 de febrero de 1980.