Salvador Zaino
(1858 - 1942)


Plaza Belgrano, sin fecha
óleo sobre tela- 88,5 x 136 cm
Ingresó en 1943. Donación de Anita Zaino de Lazzari.



Nació 1858, en Pópoli, Italia.
Recibió formación plástica en Génova desde los diez años. En Nápoles trabajó en los talleres de Antonio Manzini, Teófilo Patini y Francisco Michetti, donde aprendió las técnicas de la decoración mural.
Llegó a Rosario en 1889, en plena época de crecimiento de la ciudad. Por entonces, el desarrollo de la construcción reclamó el oficio de artistas, artesanos y decoradores. Todos ellos fueron, en su mayoría, inmigrantes llegados de Europa.
Desde su arribo, Zaino dictó clases en el Club Industrial y en la Academia de Barone. Finalmente, abrió su propia Academia Estímulo de Bellas Artes, y fue Profesor de la Cátedra de Dibujo en la Escuela Normal de Profesores de Rosario. Poco después, ganó un destacado lugar como pintor, decorador y docente, estando siempre relacionado con el sector de la ciudad económicamente más favorecido.
Como decorador de muros y cielorrasos, optó por la representación de temas mitológicos. Entre sus obras más conocidas, cabe mencionar el Foyer de la Ópera del Club Social del Círculo Italiano. También realizó pinturas decorativas en residencias de importantes familias de Rosario, tales como Astengo, Pinasco, Benvenuto y Castagnino.
Su pintura de caballete, de cierta inclinación hacia el verismo, se caracterizó por el uso de la mancha como recurso formal y por el empleo de una paleta de colores plenos y luminosos. Aspecto que pone de manifiesto la Influencia de los macchiaioli italianos.
Pintó telas con diversas técnicas y temáticas pero se destacaron los paisajes en los que plasmó patios, caseríos y vistas tanto de la ciudad como del río.
Plaza Belgrano se presenta como testimonio histórico ya que en esa imagen se encuentra representada la fisonomía de la zona de la ciudad en la que posteriormente se construyó el Monumento a la Bandera. Esta obra podría ser considerada como una pintura de estudio resuelta a la manera tradicional. Allí, la perspectiva diagonal sumada a la elección de colores tanto cálidos como fríos acentúa la profundidad de la composición. Asimismo, la mancha empastada define a los objetos en términos de luz sin descomponer su corporeidad.
A partir de 1917 participó en salones oficiales de Rosario y Buenos Aires.
Murió el 17 de mayo de 1942, en Rosario.